sábado, 26 de diciembre de 2015

Abre tu corazón



No hagas caso de todo lo que te dicen:

Abre tu corazón, siempre es él el que no se equivoca... 

Nos dijeron de chicos, no hables con los extraños, pero el amor de mis vidas fue un extraño que vivía al otro lado del mundo.  

Nos dijeron no abras la puerta a gente que no conoces y al hacerlo conoces buenas personas al otro lado de ella, ya que todos los seres humanos siempre somos bondadosos.

Nos dijeron dime con quien andas y te diré quien eres,  y yo te digo que todos tenemos el poder de cambiar y merecemos siempre segundas oportunidades, 


dijo Jesús debes perdonar 70 veces 7.

DIGA EL DÉBIL FUERTE SOY

Creo que cada uno de nosotros tenemos y debemos dar miles de oportunidades a nuestro ser interior de cambiar lo que a nosotros mismo no nos gusta. Y sobre todo abrir nuestro corazón para que pueda hacerlo.

No todas las cosas son como uno esperaba, ni como uno soñó, ni como nos lo imaginamos.

Porque si nos ponemos a pensar las cosas no pasan de la forma que uno quiere, por el simple hecho que todos somos diferentes y no sabemos que reacciones tendrán los demás ante las eventualidades de la vida, ya que todas las circunstancias son diferentes siempre, y para este tipo de casos TODOS DEBEMOS ESTAR ABIERTOS a sobrellevar ciertas actitudes de los demás y cambiar nuestra propia actitud.

Nosotros somos los que aprendemos de nuestras propias decisiones, así no lo queramos aceptar porque sea o no doloroso nuestro presente.

Soltemos ese dolor, dejemos que fluya, no lo apapachemos, para que mas rápido se aleje de nosotros ese dolor.  Sufrimos el tiempo que queremos hacerlo. Nosotros mismos ponemos el luto en nuestro ser el tiempo que creemos necesario.

De Nosotros depende el ser libres de dicho sufrimiento o emoción.

La pregunta es como?

Llora todo lo que tengas que llorar, eso no te hace fuerte o débil, al contrario tu alma se libera de todo ese dolor que es mortal para ella, si tienes que golpear una almohada contra la cama, hazlo, todas las veces necesarias para eliminar de ti ese sufrir.
Después de eso medita en lo que HICISTE para sentir ese dolor y PIDETE PERDÓN,  PERDONATE,  después de eso respira 3 veces profundamente y al expulsar el aire, hazlo con un fuerte grito, y veras que ese dolor desaparecerá conforme tu fe lo vaya creyendo.

Después de esto veras como cambia todo en ti, TU ACTITUD SERA DIFERENTE, veras la vida  de otra manera, tendrás la vista un poco mas amplia, el cristal con el que vez las cosas estará aun mas limpio, sobre todo, volverás a confiar en ti, en que todo saldrá bien.

Y recuerda, no estas sola/o no lo estas, siempre tienes a ese poder en ti que te sacara adelante ante cualquier situación, y me tienes a mi.

He pasado por momentos verdaderamente difíciles y aun sigo aquí, echándole ganas y te comparto un poco de lo que a mi me ha ayudado a seguir adelante.

Dios en ti y contigo.. bendiciones...




Con y en amor AMINAELA